Blog de Viajes

MARAVILLAS ESCONDIDAS EN LA ROCA !!!

cuevas-excavadas-roca_claima20160904_0091_28

A través del tiempo, el hombre ha buscado en la roca refugios en los que mantenerse a salvo de las inclemencias del tiempo y de los animales, como cuevas y grutas. Y también el hombre modificó y transformó la piedra a su antojo para crear increíbles construcciones con distintas finalidades.Obras de diferentes épocas y civilizaciones que todavía permanecen inalterables y que, por su belleza o su complejidad, algunas llegaron a ser declaradas Patrimonio de la Humanidad.Les proponemos un recorrido por grandes construcciones talladas en la roca:

Templos de Abu Simbel (Egipto). Abu Simbel se compone de dos templos egipcios excavados en la roca y ubicados en el margen izquierdo del río Nilo, al sur de Egipto. Se construyeron por orden de Ramsés II (1279-1213 a.C), y el de mayor tamaño -dedicado a los dioses Ra, Amón y Ptah- conmemoraba la batalla de Qadeshm y su intención era impresionar y mostrar la grandeza del reino. El templo de menor tamaño fue construido en honor a su esposa Nefertari.

A causa de la construcción de la represa de Asuán, fueron trasladados del sitio original para que no quedaran ocultos bajo el agua.

Petra (Jordania). El nombre de Petra proviene del griego y significa piedra, ya que se trata de una ciudad excavada en la roca de arenisca en la región montañosa de Arabá. Fue construida por los nabateos, en el siglo VII a.C , una tribu árabe que prosperó gracias al comercio.El complejo se encuentra ubicado entre abruptas paredes, y el acceso se realiza a través de un profundo desfiladero llamado Siq: tiene 1,5 km de largo, hasta 200 metros de alto y, en algunos tramos, poco más de 2 metros de ancho. Todavía se pueden ver restos de palacios, casas, templos, tumbas y comercios.

Lalibela (Etiopía). En medio de las montañas de Lasta, al norte de Etiopía, está Lalibela, una ciudad santa en la que se pueden ver iglesias talladas en la roca (la mayoría, construidas hace más de 900 años y declaradas Patrimonio de la Humanidad).

Las construcciones se tallaron de arriba hacia abajo, y se encuentran separadas en dos grupos por el canal de Yordanos, comunicándose por una serie de pasadizos y túneles. La más emblemática es la de Beta Girorgios (la casa de San Jorge), una cruz griega y 15 metros de altura, tallada íntegramente en la roca.

Las cuevas de Ajanta (India). Ajanta es una localidad de la India conocida por las cuevas excavadas en la roca de la cordillera de Sahyadri. Construidas en forma de herradura sobre un barranco y alrededor del río Vaghorā, numerosas escaleras salvan los desniveles para acceder a cada una de ellas.

Fueron creadas como refugio aislado de los monjes budistas entre los siglos II a.C y VI d.C., y el complejo acoge Chaityas (capillas) para la oración y Viharas (monasterios) para el estudio. Se destaca su interior, con pinturas y esculturas que adornan las paredes y los techos, y figuran entre las más importantes obras maestras del arte budista.

Mesa Verde (Estados Unidos). El Parque Nacional de Mesa Verde se sitúa en el condado de Montezuma, en Colorado, Estados Unidos. Con una gran cantidad de viviendas construidas por los indios Anasazi, entre los siglos VI y XII, el parque se destaca por las construcciones realizadas en cuevas y bajo los salientes de los acantilados. Pero llaman especialmente la atención las “kivas”, unas habitaciones excavadas en el suelo con fines religiosos.El asentamiento los protegía de la lluvia y la nieve durante el invierno y de los calores del verano, además de ser un refugio frente a sus enemigos.

Castillo de Uchisar (Turquía). Uchisar está en el punto más alto de Capadocia, en Turquía: esta zona está formada de roca toba calcárea, relativamente moldeable, por lo que se pueden encontrar casas excavadas en el suelo. Hay una gigantesca formación de piedra que corona un promontorio, al que llaman el Castillo de Uçhisa, y consiste en una fortaleza construida en un enclave natural. En su interior hay cientos de habitaciones excavadas y unidas por túneles y escaleras, formando un fascinante laberinto subterráneo.

Mada’in Saleh (Arabia Saudita). Mada’in Saleh, una ciudad al norte de Arabia Saudita, a la que se la denomina Al-Hijr (lugar de la roca). Los nabateos construyeron aquí su segunda ciudad hacia el año 500 a.C y excavaron tumbas dentro de inmensos bloques de piedra (de hasta 16 m de altura), que luego decoraron con esmero (algunas tienen inscripciones en arameo).En el centro de la fachada estaba la entrada, y en su interior se colocaban los cuerpos de los fallecidos. Quedan restos de 131 tumbas a lo largo de 13 km.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.